Usted está en:

 
 

  ÁREAUSUARIOS
usuario ID
contraseña
¿Olvidó su contraseña?
¿Olvidó su nombre de usuario?

 

cabecera noticias img


Lunes, 23 Enero 2017 00:00

El diésel se enriquece con aditivos obtenidos por catalizadores sólidos menos contaminantes

Felipa Bautista en el laboratorio junto a Rafael Carlos Estévez, coautor del trabajo Felipa Bautista en el laboratorio junto a Rafael Carlos Estévez, coautor del trabajo G.C. - E.L.

Un trabajo de la Universidad de Córdoba prueba que las sílices debidamente tratadas pueden sustituir de forma eficaz a los ácidos minerales, como el ácido sulfúrico, empleados habitualmente, como catalizadores, para la obtención de este tipo de productos

Cuando alcancemos la mitad de este siglo, se prevé que en los países desarrollados se producirán 14 billones de litros de biodiesel al año. La cifra, calculada sobre la idea del agotamiento de los combustibles fósiles y las políticas de fomento de energías alternativas, hace pensar que para entonces se habrá avanzado tanto en el diseño de motores adecuados para el nuevo combustible como en la producción de biodiesel de calidad, algo imprescindible para ser realmente competitivo, así como en la valorización y gestión del principal residuo que ocasiona su producción: la glicerina. Y en ello están ingenieros y químicos de medio mundo. Entre ellos, el equipo de investigación adscrito al ceiA3 "Química orgánica | FQM-162", al que pertenece la catedrática de Química Orgánica de la Universidad de Córdoba, Felipa Mª Bautista, que acaba de encontrar un catalizador que permite dar un nuevo paso en los dos últimos aspectos señalados.

Concretamente, y según detallan en un artículo publicado en la revista Applied Catalysis firmado por el equipo de Bautista y el grupo también adscrito al ceiA3 "Catálisis orgánica y materiales nanoestructurados | FQM-346", que dirige el profesor César Jiménez-Sanchidrián, el empleo de sílices combinadas con grupos sulfónicos para la transformación de la glicerina en sus correspondientes éteres, al reaccionar con el alcohol t-butílico, es considerablemente más eficaz y ventajoso, desde el punto de vista medioambiental, que el empleo de ácidos minerales. Y lo es por dos motivos fundamentales. El primero porque al ser un catalizador sólido, al final de la reacción, puede ser filtrado con facilidad y reutilizado en nuevas reacciones, y el segundo porque se obtiene un mayor rendimiento, lo que en química orgánica significa que a partir de una molécula de glicerina se consigue obtener más cantidad de éteres. De ellos, los di- y triéteres son los empleados como aditivos con los que enriquecer el diesel-biodiesel de forma que se obtenga un producto realmente competitivo de más fácil combustión y de menor viscosidad. Concretamente, según el trabajo reseñado en Applied Catalysis, con el catalizador de sílice sulfonada de la Universidad de Córdoba se consigue un rendimiento del 30% en dichos éteres frente al 20% de sus homólogos más populares, entre los que se encuentra uno de los catalizadores ácidos de referencia, la resina comercial, amberlita-15, que exhibe, además, una menor estabilidad térmica.

Química sostenible
La síntesis de nuevas moléculas a partir de la glicerina está en el origen de multitud de productos cotidianos, muchos de ellos relacionados con la industria cosmética. El jabón o a crema facial que usan millones de personas en el mundo han requerido de una u otra forma de la química orgánica. El equipo de investigación de la Universidad de Córdoba lleva décadas trabajando en la obtención de catalizadores que faciliten y aceleren los procesos químicos que permitan la fabricación de todo tipo de productos. Su especialización en los procesos de producción de biodiesel a partir de la transformación de grasas naturales se inició hace décadas y le ha permitido obtener destacados resultados científicos. Su orientación ambientalista, por ejemplo, le llevó a la producción de biodiesel empleando enzimas, como catalizadores, que pueden sustituir a la sosa, habitualmente empleada, y mucho más contaminante. Esa “química verde” es la que preside su trabajo con catalizadores cada vez más eficientes, capaces de sustituir a los procesos clásicos, más contaminantes, y de conseguir más valor al compuesto, que hasta hace bien poco se consideraba un residuo, y hoy genera ingresos millonarios a algunas marcas: la glicerina.

R. Estevez, M.I. López, C. Jiménez-Sanchidrián, D. Luna, F.J. Romero-Salguero, F.M. Bautista, ´Etherification of glycerol with tert-butyl alcohol over sulfonated hybrid silicas´ Applied Catalysis A: General Volume 526, 25 September 2016, Pages 155–163

Visto 191 veces
ceiA3 investigación y transferencia formación internacionalización cultura científica 
¿qué es?
¿quiénes forman parte?
gobernanza
contacte con nosotros
convenios
portal de transparencia
¿qué investigamos?
grupos
portal para el investigador
clústeres
talentos ceiA3
empresas colaboradoras
escuela internacional de doctorado
grados
oferta de másteres
training network courses
movilidad internacional
international partners
actividades de promoción
conferencias
blogs de ciencia
campus científico de verano

Proyecto financiado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte / MINECO / Junta de Andalucía en el Marco del Programa Campus de Excelencia Internacional
Aviso Legal |   Síguenos en:  logo_linkedin
Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
Universidad de Almería Universidad de Cádiz Universidad de Córdoba Universidad de Huelva Universidad de Jaén CSIC Junta de Andalucía - Consejería de Agricultura y Pesca Ministerio de Economía y Competitividad Ministerio de Educación, Cultura y Deporte Plan E 2015 2015